¿SIENTES EL PESO DE LA ¨IN¨FERTILIDAD SOBRE TU ESPALDA CON TU PAREJA Y TU FAMILIA?

10 agosto, 2023

Cargar con el peso que recae sobre nosotras con los problemas de fertilidad no es nada fácil, si bien el factor masculino muchas veces es el causal de la infertilidad o una combinación de factores entre ambos sexos, la mujer es la primera que se pone bajo la mira.

Es como estar en el escenario de un teatro lleno y oscuro con la única luz apuntando hacia ti, sintiéndote despavorida pues no recuerdas tu guion, todos los ojos están puestos en ti, todas las expectativas están puestas en ti y la realidad es que estas en blanco, sientes mucha responsabilidad, no tienes la respuesta en tus manos y no sabes qué hacer o que está por venir.
Regularmente tras la dura noticia de que algo no anda bien, nuestras vidas cambian, todo lo que soñamos algún día sobre hacer crecer nuestra familia esta en juego y más si hemos encontrado a la persona adecuada para hacerlo.

Ya no puedes ser la misma de antes, la que fluía y no se preocupaba por muchas cosas que ahora hay que atender pues afectan a tu salud reproductiva, ahora te harás consciente e incluso conocerás cosas de ti que no sabías.

Si comienzas un tratamiento de fertilidad, ahora tu agenda depende de tu ciclo menstrual, y si ya te has hecho consciente de lo importante que es la alimentación, ahora tu dieta va a cambiar ( que esto no se me hace mal, lo deberíamos hacer por salud con o sin problemas de fertilidad) sin embargo creo que es el peor de los momentos, una raya más al tigre, y si ya leíste un poco más, ahora tendrás que cambiar de shampoo, maquillaje, crema, pasta de dientes, perfume, y no te metas a la cocina y la lavandería porque sigue contando.
Irónicamente creo que despertar a todo esto ha sido una de las mejores cosas que me han pasado, no he logrado aún todos los cambios pero ahora los hago por convicción y no por trauma o miedo a no tener un hijo, pero insisto no es el mejor momento para todos estos cambios ni es sano tratar de hacerlos todos de un junto.
Te sientes abrumada, triste, incierta, y ahora cambias tu agenda, tu vida social, y todo lo que te rodea.

Me resulta bastante importante decir que quitarnos ese peso de la espalda es bastante liberador creo que mentiría si dijera que se va, más bien no se va del todo porque todo nos recuerda a la fertilidad, pero si se puede aligerar y bastante.

Algunos tips que me han funcionado y espero que sean útiles para ti son:

1. Habla con tu familia:
Si tienes una buena relación con tu familia, ármate de valor y habla con ellos, aunque sea triste hay que ponerlo ahí afuera, decirles que no estas segura de que tu pareja (si es el caso) y tú puedan llegar a ser padres, que quiten cualquier expectativa que tengan sobre el tema, que ustedes van a hacer todo lo posible para lograrlo y quisieran en el inter no sentir esa expectativa que es muy normal pero que genera presión.
Si es necesario hablarlo con tus padres, cuñados, suegros y gente cercana hazlo poco a poco.
A mí me genera mucha tristeza ver que mi madre se entristezca porque no logramos tener hijos, y se siente la presión, a veces si la veo triste, por dentro me causa enojo porque entonces me da la sensación de que yo soy la causante de ese dolor, y no puedo hacer nada para resolvérselo y no me gusta verla triste. ¿No sé si algo así les ha pasado?

Mi reacción ante el tema es desde el dolor, por eso a veces cuando te preguntan te enojas porque te sientes impotente. Hoy mi madre ha aprendido a ser más neutral nuestros allegados tienen que ser más neutrales para nosotros, es inevitable saber que es un dolor que les duele a tus seres queridos, pero llevar nuestra tristeza y sentir el peso de la de los demás es demasiado.

Tal vez esto no sea necesario para ti, sólo tu sentirás si es parte de tu costal o no.
A medida que tu familia cercana entienda y pueda evitar verte con esos ojos de tristeza o hacer el comentario lleno de dolor en la cena de año nuevo de: -“Ojalá que la Virgen tan Milagrosa les conceda este año que viene un hijo”.
Presupuesto que queremos el milagro, pero no saber que tenemos a 10 personas sufriendo a causa de nuestra situación porque aumenta peso al costal.
Alentemos a nuestra familia a que nos vean por la bonita pareja que somos, por el éxito que tenemos juntos, por ser las grandes mujeres que somos y que ese sea el motivo de su alegría, lo que si tenemos no lo que carecemos.
Probablemente tienes una familia muy relajada y abierta sobre el tema y esto no sea una piedrita en tu zapato si es así, ¡Ya vas de gane! Y si no creo que valdría la pena considerarlo.

2. Habla con tu pareja:

Creo que al menos para mí, este era el peso más grande de mi costal. Cuando el foco de atención está en nosotras por supuesto que nos sentimos responsables y culpables de no poder gestar un hijo y la realidad es que no deberíamos, pues la condición que tenemos no es nuestra culpa, nosotras no la elegimos ni la controlamos, sin embargo, no se puede evitar la inseguridad y tristeza que te genera frente a tu pareja.
Te Vienen a la mente pensamientos como:
“¿Si no le puedo dar un hijo, se quedará conmigo?”
“No es justo que lo retenga cuando yo no le puedo dar el hijo que él siempre ha querido, tal vez es mejor decirle que cada quién por su lado”,
“Conmigo no podrá cumplir su sueño de ser papá y tal vez con otra pueda formar una familia”
“¿Y si me deja de querer?¨
¨¿Pensará en dejarme si le digo que ya no quiero hacer más tratamientos?”
¨¿Y si me pone el cuerno?¨

Estas y otras tantas ideas vienen a nuestras mentes a raíz de la presión que se siente, al grado de quererlo y querer dejarlo ir por pensar que no valemos lo suficiente para ellos.
Este tema hay que hablarlo pues si nos quedamos con todos estos sentimientos lo único que harán es que nuestro proceso empeore pues nuestra mente es muy poderosa, generará más bloqueos y actuará desde el miedo.
Te invito a poner las cartas sobre la mesa con él o ella, es una conversación temida, incómoda y que podría derrumbar tu mundo si no escuchas lo que estabas esperando, sin embargo, es mejor que aclares y despejes todos tus fantasmas porque los problemas de fertilidad por sí solos son bastante como para aparte atormentarnos con estas dudas y la incertidumbre de poder perder a la persona que amamos.
Alguna vez pensé ¿Magda de qué partes para tener un hijo si te abruman todas estas inseguridades y dudas de tu esposo se quedará contigo sin importar qué pase? Si no preguntaba me iba a quedar con la duda toda la vida, aún con hijos. Me podría invadir el coraje de ¿Se habría quedado conmigo si no le hubiera dado el hijo? Frente a cualquier discusión.

Tener la seguridad de que la otra persona te quiere por ti es crucial, y a lo mejor dentro de tu corazón lo sabes, pero en estos casos necesitas escucharlo.
Fue entonces que me arme de valor y hable con mi esposo le plantee los escenarios que teníamos al frente, incluyendo el que tal vez me cansaría de hacer tratamientos y diría que ya no quería seguir atormentando a mi cuerpo con tanta cosa algún día.

Si les soy honesta, al platicarlo obtuve la respuesta que deseaba escuchar en parte, pues él no se quitó la idea de que no me preocupe, que lo lograríamos, que pensara positivo y que soy joven, pero sí me dijo que si no lo lográbamos él me quería y se casó conmigo por la persona que soy y que jamás pensaría en dejarme por eso.
Qué hubiera sido la utopía para mi ¨En el momento que tu me digas dejamos todo, no necesitamos hijos solos estamos bien¨ a lo mejor alguna de ustedes sí obtiene esa respuesta, y aunque yo la hubiese tenido la verdad es que de todas maneras no es como que yo quiero parar, creo que no voy a descansar hasta agotar el último recurso. Pero y si sí, me hubiera gustado escuchar eso.

Sin embargo, la conversación en sí me dio paz, yo hable con honestidad dije todo lo que yo sentía al respecto y que no quería asumir cosas y tener todo bien claro y la verdad es que después sí respire, esto me dio seguridad como mujer respecto a mi pareja, pero no quito la presión pues la expectativa siempre esta, esa no se quita jamás, pero aprendes a llevarla y aunque nada en esta vida es seguro al menos por el momento tienes la tranquilidad de lo que hoy sí estas viviendo, que es tu vida de pareja.

Cada una tendrá su propia experiencia, recuerdo que antes de abordar a mi esposo para mis adentros pensaba “si él me respondiera que se va si decido parar, entonces agradecería a la vida que me ahorre más frustración y esfuerzo con el tema y también por despejarme de un lado a una persona que no quería estar conmigo por quien soy sino por lo que le puedo dar o no dar.”

Era tal mi miedo que creo que cualquiera de las dos respuestas (que se iba o que se quedaba) hubiesen sido liberadoras para mí, la segunda acompañada de un dolor profundo y muy hiriente, que si te llegase a tocar de corazón te digo, la vida no se equivoca y esta es la oportunidad que te está dando para renacer.

La realidad es que de 20 mujeres que conozco en este procesos 17 tienen a una pareja que las ama y las admira y que su respuesta ha sido me quedo sin embargo hay de todos casos y es mejor abordar el tema para saber dónde estamos paradas.
Tal vez ya puse el peor escenario, pero casi estoy segura de que el tuyo será el positivo.

Tener el tema hablado es parte de la estrategia de pareja y de planear, saber que si por algo la vida no los bendice con hijos hay opciones como adopción, (dependiendo de si están abiertos o no) o viajar por el mundo y hacerse viejitos juntos con nuevos planes e ilusiones.
En este punto sabrás que los dos podrían quedarse sin algo que anhelan y que pudo ser, pero juntos, y que no le estas quitando la capacidad de ser padre a nadie, porque la persona que está a tu lado lo hace por elección y si le dan a escoger hijos con otra mujer o tú, te elegiría a ti.

3.Trabaja en tu persona y autoestima créete lo increíble que eres

Por último y más importante jamás demeritemos nuestro valor, somos fértiles por el solo hecho de estar vivas, gestar nuevas ideas, proyectos y amor, somos mucho más que ser madres, hay que canalizar todo ese deseo y espera de manera positiva.

No dejemos que esto nos consuma aprovecha para crecer en todos tus ámbitos personales y con tu pareja, suena muy idealístico y a veces solo queremos estar enojadas con la vida y que nadie nos hable de positivismos, pero ¿De verdad pasaremos los años sufriendo por lo que no tenemos y al voltear hacia atrás veremos ese tiempo como obscuro y perdido? O diremos ¨Esperé tal número de años, jamás tiré la toalla, pero hice de mi tiempo un tiempo que valió la pena y ahora soy una mejor persona y madre (si llega el momento) gracias a eso. En nuestras manos está cuál de los 2 escenarios queremos recordar al voltear a ver nuestro pasado. Si te está resultando difícil obtener esta seguridad te recomiendo llevar tu proceso de algún terapeuta llámese Coach de Salud, Psicólogo o cualquiera otra terapia holística que resuene contigo lo importante es trabajar en ti.

¿Y tú estas lista para aligerar el peso del costal y dejar el temor de lado?

Creo que hay bastantes cosas más que ayudarían a aligerar el costal, y también que todo parte de ir hacia adentro, pues el sanar lo que nos duele hace que lo de afuera pierda peso, este artículo sólo aborda el poner límites y poner las cosas claras que es un gran paso.

Nota: lo que escribo lo hago desde una perspectiva personal, jamás tratando de dictar que mi experiencia es el caso definitivo o que todos los casos son iguales, mi experiencia puede ser muy distinta a la de otras mujeres pues cada una tiene una historia totalmente distinta y es única, espero que algo te ayude y si no me encantaría saber a ti qué te ayudo.

 

Magda FA
Coach de Salud con Enfoque en Fertilidad


Deja un comentario