¿COMO LIDIAR CON LA SOCIEDAD Y LOS PROBLEMAS DE FERTILIDAD?

10 agosto, 2023

El día de hoy desgraciadamente los problemas de fertilidad aún siguen siendo un tema bastante “tabú”, cualquier caso de alguna pareja o mujer que lo vive es un secreto a voces ante la sociedad.

Hablemos de los distintos “personajes” que se nos aparecen con espontáneos comentarios y consejos que no suelen ser tan gratos. Estos personajes que al no vivir nuestro camino no logran entender lo que vivimos.

Empecemos con
LOS PREGUNTONES: estos que no mesuran lo que preguntas tan inocentes como:
– ¿Y ustedes ya tienen hijos? O – ¿Cuántos años tienen de casados? (a lo cual responderás el número que sea y sabes que vendrá la pregunta) – ¿y cuántos hijos tienen? o – ¿y para cuándo los hijos? ..

Simples preguntas que pueden ser devastadoras para nosotras y nuestras parejas que tratamos a diario de sobre llevar el dolor de no tenerlos y que de pronto, cuando bajamos la guardia y estamos en algún lugar relajados y pasándola bien sobresalta la pregunta inesperada.
A veces no estás de humor para explicar tu vida, no se puede evitar que se te revuelva el estómago, la impotencia, el estrés de tener que mentir, justificarte diciendo -“en eso estamos”, o el enojo hacia la persona por traer eso que te duele a la superficie, en un espacio donde te sientes vulnerable o en todo caso sentir que tienes que explicar por lo que estas pasando a un conocido o perfecto extraño al cual no tendrías por qué estar dando explicaciones.
Enojarte sería grosero y te haría quedar más expuesta y no justificarte o no responder algo con calma, también sería extraño. Pero ¿El sentimiento atorado del momento quién te lo quita?, ¿El enojo quién te lo quita?, ¿Cómo se atreve esta persona a meterse en mi vida? Son sinsabores del momento con los que tenemos que lidiar.

Otro personaje es, EL IMPRUDENTE
-” Es que las parejas de hoy ya no quieren tener hijos y está muy mal”, me dijo un día un padre en la presentación a la iglesia de una amiga de la que fui testigo. El señor no se molestó por saber de mi historia, únicamente me hizo la pregunta temida y al decirle los años de matrimonio y que no tenía hijos, me juzgó y me quiso hacer reflexionar hablando del egoísmo, ya se podrán imaginar mi cara de hartazgo, honestamente era un día de no explicaciones, así que no le di explicaciones y decidí pensar que era una persona que no veía más allá de su mundo adoctrinado y poco actualizado.

También puede llegar LA CONSEJERA
-“Nombre ustedes relájense, váyanse de viaje, no estén pensando solo en eso cuando menos esperen les va a llegar”

LA TÍA METICHE Y SUEGERENTE
-“Seguro andas muy estresada, – ¿Y tu esposo ya se checó? -Con ese trabajo en el que no paras esta canijo – ¿Y Ya fuiste a ver al doctor que te dije que es buenísimo?”

LA REMEDIOS
-“Te recomiendo mucho sentarte por las noches en agua tibia con sal y subir las piernas tras tener relaciones, Juanita de las Cuerdas batalló mucho y así se embarazó”, (lo peor es que ahí andas haciendo todo lo que te dicen jaja la esperanza muere al último).

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA
La mujer empática que dice haberlo vivido y que claramente ya se le olvidó o simplemente no la pasó tan duro como dice -“Yo batalle años para embarazarme y cuando ya mandé todo a la fregada de la nada me embarace, así que tu manda todo a volar, cuando me relajé y solté me embaracé” ¿Es en serio? Ojalá pudiéramos relajarnos y soltar, pero cuando persigues un sueño no lo dejas ahí botado a ver si te viene a tocar a la puerta, claramente es útil pero no es fácil.

Y uno de los mejores LOS APORTADORES DE SOLUCIONES
Tras abrirte y platicarles tu caso te salen con -“¿Y no han pensado en la adopción?” Ash por supuesto que lo he pensado. Pero eso es exógeno a que yo quiera gestar mi propio bebe con mi pareja, son 2 ilusiones diferentes a demás que esas personas que lo sugieren o juzgan y tienen hijos propios también podrían adoptar, no está peleada una con la otra y la adopción es vocación no es para todos.

También seguro te han llegado LOS INGENUOS
Te mandan con el sobador, a la terapia tal o cual, que por cierto a mí me parece maravilloso acompañar el proceso con terapias, pero que en muchos casos no saben que tu condición va un poquito más allá de una sobada.

LA OPINADORA
La que te dice que tal vez no estas yendo con la persona indicada y te pasa el teléfono de un “mejor” doctor que embarazo a la sobrina de su amiga. Creo que con el paso del tiempo todo esto me parece ya un tanto humorístico y así trato de que lo visualicen ustedes también.

EL IGNORANTE
Puede ser un familiar, por ejemplo, y esto lo escuché recientemente de una historia real “Y entonces si te están inseminando el bebe no va a ser de tu marido verdad” … Dios mío paciencia por favor…jaja, ellos no tienen la culpa, pero de pronto no tienes ganas de andar explicando.

Y por último EL PREJUICIOSO
“Esas cosas no son de Dios, el humano no debe estar manipulando lo de Dios”. Y me pregunto… ¿Y todos los hermosos niños que viven y son producto de la maravilla humana que va de la mano de Dios o el universo qué? Obvio si esa vida no fuera para venir a este plano no se daría y punto, hay que tener paciencia con estas personas y respetar sus creencias, tratar de convencerlas no es una opción es mejor dejarlo así.

Todos estos ejemplos no los quiero dar con el afán de que sigamos generando “personajes” y acumulando resentimiento a toda esta sociedad que no entiende por lo que pasamos. Pues volviendo a lo que comentaba en un inicio, al ser este tema un “tabú”, la gente no está sensibilizada a que esas preguntas, juicios, opiniones y recomendaciones no deben hacerse.
Así como NO le preguntas a un amigo que llega con su nueva novia a una fiesta por su ex, porque sería totalmente inadecuado, pues esto es igual. No preguntas, si la persona decide platicarte ya será otra cosa. Estos ejemplos son para darle un poco de humor a lo que vivimos pues apuesto que al menos un par si los has vivido.

Démonos cuenta de que toda esa gente que pregunta realmente no lo hace por lastimarnos, algunos sí por metiches, o por convivir, pero nunca desde la maldad, y eso lo tenemos que grabar en nuestra mente para no sentirnos atacados.
Sólo el romper con este silencio hará que cada vez más personas sean conscientes de lo duro que es y de que cada vez más mujeres y parejas lo están viviendo, sólo así se volverá una pregunta inadecuada en un futuro, así como preguntar por la ex.

Las personas preguntamos cosas por convivir. Cuántas veces ha llegado una amiga o amigo a una reunión sin su pareja y le hemos preguntado – ¿Y tú espos@, novi@? Antes que – ¿Hola cómo estas, ¿cómo te ha ido?
Que tal que han tenido una discusión fatal y estamos siendo muy imprudentes al preguntar, repito son solo preguntas por convivir, abrir plática, romper el silencio. Así somos, me incluyo a veces lo hago y hay que mejorar y pensar 2 veces lo que la otra persona puede estar viviendo antes de hacer preguntas.

Creo que podría escribir y escribir sobre esto, anécdotas y más personajes, seguro al leer se te ocurrirían más a ti.

Quisiera compartir 2 puntos al respecto que deseo de todo corazón que te hagan sentido y que a mí me funcionaron

1. Abraza tu realidad: a medida que asimilé y abracé mi situación con compasión y aceptación las insinuaciones de terceros dejaron de doler, hablarlo es lo más sanador, conectar con mujeres pasando lo mismo que yo fue sumamente reconfortante, reír de las anécdotas con alguien que pasa lo mismo que tu no tiene precio.
Acércate a una comunidad de mujeres que pasen por lo mismo que tú, también puedes hablar sobre el tema con quien más cómoda te sientas, aunque no lo esté viviendo, incluso habla sola en voz alta ayuda a procesarlo y a que duela menos.
Aceptar sana, y esto hace que cuando alguien te lo recuerde inesperadamente no se sienta como limón en una herida abierta, si no como parte de lo que eres, que ojo esto NO te define solo es parte del camino que vives, siéntete orgullosa de lo valiente que eres porque lo que vivimos es duro y es admirable. Ponlo en práctica y verás.

2. Una vez que te sientas más segura con el paso uno, verás que puedes humorizar un poco la situación cuando te preguntan sobre el tema.
Ejemplo. – ¿Y cuántos hijos tienen? (persona curiosa/ preguntona) entonces con una sonrisa respondes -“Aún no tenemos, llevamos años batallando y ya hemos hecho de todo, ha sido duro, pero en eso andamos gracias por preguntar”, no borres tu sonrisa. Ahora detente a observar la cara de vergüenza que pone la persona que preguntó, seguro estará apenada o brincará enseguida a decir que eres joven, o que ya vendrá… pero todo esto es producto de su vergüenza, te aseguro que la sintió.
Y a ver, esto no es venganza, jamás vamos a poder cambiar al otro, lo que sí podemos cambiar es lo que sentimos cuando el otro dice esas cosas y como lo abordamos, porque nos debemos ese respeto y esa seguridad. Esa persona te aseguro que se pensará 2 veces antes de preguntar para la próxima.

No en todas las ocasiones me apetece aplicar eso lo hago dependiendo de quién y cómo fue.
Todo mundo debería de entender que es como preguntar a una persona llenita si está embarazada y que responda que no, que tuvo al niño hace 3 meses, o que nunca lo ha estado, deberían sentir la misma vergüenza, y está un poco en nosotros hacer conciencia.

A medida que vamos destapando nuestra situación y normalizándola entonces veremos que no somos víctimas de nada ni de nadie, somos personas en crecimiento y nuestros obstáculos de maternidad no nos definen sólo es algo por lo que pasamos.
Superar el juicio y miedo social te hará sentir más libre, a mí me hace sentir libre y hoy hasta puedo hacer bromas sarcásticas al respecto.

Hace poco íbamos en una canoa hacía la cascada de Tamul en la Huasteca Potosina. Iba gente distinta, pasamos por una cueva en la que alguien preguntó,
– ¿Eso que es? El señor de la lancha respondió, -“La cueva en la que entran 2 y salen 3 (era algo oscura), yo rápidamente grite -“No joven pues pare aquí, haberlo sabido antes, una aquí batalle y batalle, cual y aquí estaba mi solución”.
Mi esposo venía conmigo, algunos estaban familiarizados con nuestra situación y otros no, pero todos nos reímos. Es un ejemplo muy bobo, pero en el momento en que puedes bromear y reír sientes una paz y sanación.
Todo es un proceso y tampoco vas a fingir si aún no estás ahí, la tristeza, impotencia, y los descalabros podrán seguir en momentos, pero no deberíamos de sentirlos todo el tiempo como si cargáramos un costal pesado de emociones a todos lados donde vamos y entristecernos cada que vemos un niño o una mujer embarazada, e ir con resentimientos hacía terceros porque eso de nada nos va a ayudar.
Aunque si lo sientes no pasa nada, no eres una persona rara ni mala por sentirlo, permítete sentirlo y saber que está bien, es natural, cuando te sientes con tu sentimiento y no lo resistas o lo juzgues es cuando estarás más cerca de sanarlo y poco a poco se disolverá, lo que resistes seguirá saliendo a la luz cuando menos esperas.

Hay que hacer llevadero nuestro proceso aprendiendo a reír, gozar y agradecer lo que sí tenemos hoy, lo que sí podemos hacer hoy, lo que sí nos llena hoy y con sentido del humor todo es más llevadero.
Las animo a preguntarse ¿Y a mí por qué me duele tanto la pregunta incómoda?, ¿Qué estoy evitando sentir, y que por eso reacciono o me entristezco a causa de terceros?, ¿Hoy acepto mi camino o necesito ayuda para procesarlo?

El falso positivismo no es la solución, decir que estas bien y que eres afortunada evadiendo el sentimiento no es ser positivo, cuando digo que hay que verle el lado amable no estoy refiriéndome a este mundo de caramelo perfecto en el que le sacas la vuelta a toda extremidad, por supuesto que no es fácil no somos de palo.

Date oportunidad de llorar, sentir ese coraje y tristeza cuando te enteras de un embarazo, está bien no está loca, no lo evites. No eres una mala persona, a todas nos pasa es únicamente tu mente, tu miedo y tu dolor hablando, esa no eres tú ni te define, cuando los dejes, no los juzgues y los abraces cada vez tus sentimientos se irán atenuando.

Me encantó una frase de Oren Harris que dice ” El permitirte ser vulnerable libera la resistencia manifestada en forma de juicio o miedo, que estamos tratando de controlar”. Permitirte ser vulnerable te conecta con tu corazón y tu sabiduría para sanar.

El camino que nos tocó vivir es este, estoy segura de que está lleno de regalos y que esos ángeles en el cielo que están por llegar a nuestras vidas sólo nos están dando oportunidad de crecer y ser mejores personas para su llegada.

Te recomiendo ampliamente llevar tu proceso junto a tu pareja de la mano de profesionales de la salud para abordar tu salud física, mental, emocional y espiritual, trabajar en ti te hará más libre y feliz.

Magda Foar
Coach de Salud con enfoque en Fertilidad


Deja un comentario